El gran error de Vueling fue salir a bolsa: cae un 55% desde su debut

Si a Carlos Muñoz le pilla un autobús, esta empresa no vuela". Quizá sea una frase un poco exagerada que en un momento determinado se le escapó a un ejecutivo de un banco de inversión durante la colocación en bolsa. Sin embargo, sin darse cuenta, dio en la diana del principal problema por el que Vueling cumple su primer aniversario en el parqué con mucha más pena que gloria.

El empresario murciano no supo delegar funciones, ni tampoco adaptarse al nuevo escenario que supone una empresa cotizada, siempre vigilada muy de cerca por los analistas y los nuevos accionistas.

Más en el eleconomista.es